Shop Mobile More Submit  Join Login
Vuelvo a la vida a seguir escribiendo más vivencias raras, mi subconsciente siendo demente y surreal.
--
  
 Continué vagando porlas penumbras, tratando de olvidar a aquella flor luminosa que acosaba mi mente. Tenía hambre y frío. Este frío me recordó que era ya un año desde el primer encuentro, una mirada azul y tenebrosa, suficiente como para domar a cualquier animal.
    Ya no me quedan fuerzas, la verdad no vale la pena pensar en cosas que nunca voy a lograr obtener. Mejor me dedico a conseguir lo que sí necesito. Veo a un ciervo a la lejanía y me entra suficiente energía como para querer cazarlo. Me abalanzo con destreza sobre él, pero para mi desfortunio no era un ciervo sino un oso. No sé cómo pude cometer el error de equivocarlos. Ese error me ha costado algo más que un día sin comida. Sangre cae de mi rostro, y mi lomo está destrozado. Caí en el suelo, incapaz de dar un paso más. Todo estaba helado, ya no quiero nada más. He sido muy lastimado, con daños que seguramente quedarán allí de por vida.
    ¿Cuánto tiempo habrá pasado desde la última vez que tuve un contacto real con alguien? Me las arreglé para psobrevivir al peor invierno de mi vida. Sufrí demasiados golpes y tengo recuerdos terribles que quisiera borrar. Ya no quiero confiar en nadie más. Poco a poco he recuperado la energía. Todas estas experiencias, y otras más que del todo suprimí, me han vuelto fuerte. De mis viejas amistades, podría decirse que me sobran patas para contar los que tienen mi confianza. Tanto tiempo en soledad me convirtió en un nuevo ser. Ya ni la luna, tan mística y brillante, tiene efecto en mí. Todo iba perfecto, hasta que la vi. Sentí un flechazo de una punta envenenada, que me hizo volver momentáneamente al pasado. Me miró cuando yo la miraba, y sin consciencia fui hacia ella. Me recibió con brazos abiertos, sentí afección y eso me agradó. Movía mi cola frenéticamente. ¿Qué estaba haciendo? Me dejaba llevar por el sueño que creí realidad. No, era al revez. Todo ocurría. Creía que la había olvidado para siempre, pero la mente es traicionera. Es terrible, un lobo no puede caer dos veces en la misma trampa. El amor es venenoso, y más uno prohibido. Pero no podía hacer nada. Era el lobo enamorado de la niña de la capucha roja.
  • Listening to: The Reluctant Heroes
  • Reading: House of M
  • Watching: Shingeki no Kyojin
  • Playing: Osu!
  • Eating: Pizza
  • Drinking: Red tea
No comments have been added yet.

Add a Comment:
 
×

:iconmariheal: More from mariheal


More from DeviantArt



Details

Submitted on
September 27, 2013
Link
Thumb

Stats

Views
2,949 (3 today)
Favourites
0
Comments
0
×